CALIDAD EN GOTAS



martes, 22 de abril de 2014

QUALITYPS N° 72


DESARROLLO SOSTENIBLE

El desarrollo debe basarse en principios fundamentales de justicia, dignidad, honestidad, equidad, tolerancia y productividad, entre otros,  siempre manteniendo el respeto por los demás seres humanos, seres vivos y la Naturaleza en general, como la base para nuestra supervivencia.

Para lograr que el desarrollo nos beneficie a todos, es necesario un cambio de paradigma de cómo se han llevado adelante los modelos de desarrollo hasta nuestros días. Es a través de la aplicación de modelos de desarrollo, basados en principios éticos y respetando la vida en todas sus formas y en general a la Naturaleza, como pudiéramos enfrentar la problemática actual.

La sostenibilidad de los modelos de desarrollo actuales y futuros es esencial para que éstos proporcionen beneficios a todos. Mediante un modelo de desarrollo sostenible, se busca que todos los integrantes de una sociedad o comunidad tengan lo suficiente para vivir dignamente, y una distribución de los recursos basada en la justicia y la equidad.

El modelo tradicional de desarrollo se ha sustentado en un concepto economicista basado en la maximización de las ganancias, aun a costa de lo que fuese, incluso aunque el ambiente se resintiese. Pero, dada la situación de nuestro ambiente, la supervivencia del Planeta y en particular del hombre está seriamente comprometida.

Los recursos naturales que los seres humanos extraemos para satisfacer nuestras necesidades son cada vez más escasos. De ahí la necesidad de conservar los recursos naturales, permitiendo a los recursos renovables que puedan regenerarse, o ayudando a este proceso, y haciendo un uso racional de aquellos que con el tiempo se agotarán, para que entonces podamos disponer de ellos el mayor tiempo posible.  

 El modelo tradicional debería ser sustituido por un modelo basado en el desarrollo de las personas, no de la economía, y que sea sostenible en el tiempo, es decir,   que no agote los recursos), y propicie una vida digna para todos, inclusive para los seres no humanos, a los que podemos tomar bajo nuestra protección.

 El principal motivador del ser humano es la satisfacción de sus necesidades, y parece difícil creer que renunciaremos a muchos de los privilegios, facilidades y comodidades que hemos obtenido mediante el progreso y a los cuales todos tenemos derecho para lograr una mejor calidad de vida.

Los avances en la ciencia y la tecnología  han dado aportes importantes al desarrollo de la Humanidad. Este desarrollo trae consigo el progreso, genera crecimiento, productividad, satisfacción de muchas de nuestras necesidades, pero también si no se realiza en forma apropiada, puede crear problemas, como ya los está creando.

 Estamos presenciando hechos que en nombre del desarrollo han generado grandes desastres en los ecosistemas, cambios culturales forzados, migraciones de poblaciones enteras tanto de seres humanos como animales, extinción de especies, reducción de la biodiversidad y la diversidad cultural, en función de modelos no estudiados suficientemente, significando luego de algunos años, en un perjuicio, en lugar de los beneficios que se pretendieron lograr con esas acciones.

 Se hace necesario buscar nuevos caminos, nuevas vías, que nos permitan satisfacer nuestras necesidades actuales sin comprometer la satisfacción de las necesidades de las generaciones futuras. Nnuevos paradigmas que tomen más en cuenta a las personas, donde éstas tengan una mayor participación en los beneficios de la actividad económica, donde también los factores de producción busquen el desarrollo sostenible, y donde la responsabilidad social sea un compromiso ineludible de todas las organizaciones.

 Los modelos de desarrollo que se implementen deben estar, en primer lugar, conforme a principios universales, tales como justicia, equidad, respeto a la vida del ser humano, dignidad, sostenibilidad, honestidad, equilibrio, tolerancia, productividad. Pero también, un buen modelo de desarrollo debe tomar en consideración las características particulares de cada zona donde se aplicará, los valores propios o particulares  de la nación, región o comunidad donde será aplicado los cuales dependen de factores culturales, territoriales e históricos, entre otros.

El desarrollo sostenible es un proceso de cambio social dirigido a promover la  mejora de la calidad de vida de las sociedades humanas, en el cual el aprovechamiento de los recursos naturales y del medio ambiente se realiza en  forma armónica y racional, garantizándose su utilización por parte de la presente y futuras generaciones.

El éxito en la aplicación de un modelo de Desarrollo Sostenible está vinculado al entorno natural y cultural, el cual en la mayoría de los casos ha tardado muchos años en formarse, y por tanto, está muy arraigado y es difícil de cambiar.     

Para que sea realmente sostenible, un modelo de desarrollo debería buscar entonces el aprovechamiento de los recursos naturales de manera consciente y racional, obteniendo de ellos solo lo necesario, a fin de preservar estos recursos y no se comprometa la satisfacción de las necesidades de las generaciones futuras.

Los modelos de desarrollo sostenibles se basan en tres premisas básicas: deben ser:
    • beneficiosos porque deben proveer los recursos materiales y económicos que requiere la comunidad para satisfacer sus necesidades, sin olvidar la equidad social en el acceso a estos beneficios, y que además aseguren su sostenibilidad en el tiempo;
    •  viables porque debe existir una factibilidad económica, técnica y humana para llevarse a cabo; y
    • ser amigables con el medio ambiente, ya que la preservación del entorno es la fuente de los recursos naturales y la base fundamental de la calidad de vida de los individuos.

Si falla una de estas tres patas, el modelo fracasaría.

 Además de implementar todos los elementos operativos que implica un modelo de desarrollo, se requiere de un gran esfuerzo en concienciar mediante  la Educación, en formar el recurso humano y en promover un cambio de actitud en los INDIVIDUOS.

 Bajo el modelo de desarrollo sostenible, los recursos renovables deberían ser restituidos, los no renovables explotados de forma racional y por tanto,  la explotación indiscriminada, erradicada.

 Si se implementan eficazmente,  los modelos de Desarrollo Sostenible  podrían traer como consecuencia que se reduzcan los conflictos sociales, y que se alcance una mayor armonía y equilibrio en el entorno natural y cultural.

 RECOPILADO POR: José Manuel Sarmiento
Abril 2014

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada