CALIDAD EN GOTAS



lunes, 18 de agosto de 2014

OJO CON LOS INDICADORES!


 

Esta historia parece un chiste, no obstante, nos hace reflexionar acerca del uso de los indicadores que utilizamos para tomar decisiones:
·        ¿Cuáles son los indicadores que utilizamos usualmente para tomar decisiones?
·        ¿son confiables estos indicadores?
·         ¿Están basados en datos reales?
·         O por el contrario, ¿se basan en suposiciones producto de nuestra experiencia o nuestra intuición de lo que está sucediendo?
Les invito a leer la siguiente historia:

 Era otoño y los indios de una remota reservación preguntaron a su nuevo Jefe si el próximo invierno iba a ser frío o apacible.
Dado que él era un Jefe Indio en una sociedad moderna, nunca había aprendido de sus ancestros los viejos secretos, y cuando miró el cielo, no pudo decir qué iba a suceder con el tiempo.
De cualquier manera, les respondió que era conveniente que recolectaran leña. Pero como también era un líder práctico, después de algunos días tuvo una idea: fue a la cabina telefónica y llamó al Servicio Nacional de Meteorología:
-         ¿El próximo invierno será muy frío? -preguntó
-        Es probable que el próximo invierno sea algo frío -respondió el meteorólogo de turno.
De manera que el Jefe volvió a su gente y les dijo que se pusieran a juntar aún más leña, para estar preparados.
Una semana después, el Jefe llamó otra vez al Servicio Nacional de Meteorología:
- ¿Será un invierno muy frío? -volvió a preguntar.
- Sí -respondió el meteorólogo de turno- va a ser un invierno muy frío.
El Jefe regresó nuevamente y ordenó a su gente recolectar todos los pedazos de leña que pudieran encontrar.
Dos semanas más tarde el Jefe llamó al Servicio Nacional de Meteorología una vez más:

-         ¿Están ustedes seguros de que el próximo invierno habrá de ser muy frío?
-        -Absolutamente. Sin duda alguna -respondió el hombre al otro lado de la línea-. -Va a ser uno de los inviernos más fríos que se hayan conocido.
-Disculpe ¿Y cómo pueden ustedes estar tan seguros? -preguntó el Jefe.
Y el meteorólogo respondió:
-¡Coño!, porque los indios están juntando leña como locos!

¡Qué tal!
  El indio piensa que el meteorólogo se guía por datos reales, pero éste último confía en la intuición de alguien más: los indios. Deming decía que los gerentes que se guían por intuición o corazonadas, se ufanan cuando aciertan pero cuando fracasan siempre encuentran a quien culpar, y el meteorólogo culpó a los indios. Lo cierto es que los errores de este tipo de gerentes son más que los aciertos que se obtienen. La intuición o las corazonadas les ahorran tiempo a las personas en investigación y análisis de los datos, como hizo el meteorólogo pero, ¿Cuántas veces aciertan?

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada