CALIDAD EN GOTAS



lunes, 13 de enero de 2014

QUALITYPS N° 69

LA COMUNICACIÓN EFECTIVA

 

"Nuestra satisfacción personal, profesional y social depende en buena medida de nuestra capacidad para comunicar a los demás lo que sentimos, lo que deseamos y lo que creemos"

 


 

•    En los seres humanos, la comunicación es un acto cultural derivado del lenguaje y del pensamiento, así como del desarrollo y manejo de las capacidades de relación con el otro. A grandes rasgos, permite al individuo conocer más de sí mismo, de los demás y del medio exterior mediante el intercambio de mensajes, principalmente lingüísticos, que le permiten influir y ser influidos por las personas que le rodean.

 

•     Basicamente, se entiende por Comunicación el hecho que un determinado mensaje originado en el punto A, llegue a otro punto determinado B, distante del anterior en el espacio y/o en el tiempo. Sin embargo, su importancia va más allá del simple intercambio de mensajes entre los individuos, debe existir interacción. Si no existe esta interacción, entonces solo existe transmisión de información pero no comunicación.

 

•    El contexto y las relaciones internas de todos los elementos que forman parte del proceso comunicacional es lo que decide la significación del mensaje. El tiempo y el lugar en que se realiza el acto de comunicarse definen las circunstancias que rodean el hecho, y que a menudo contribuyen a darle su significado.

 

•    La comunicación es efectiva cuando el proceso logra su cometido (informar, persuadir, controlar, dar feed-back, motivar), es decir es eficaz, y además, también es eficiente al aprovechar al máximo los recursos disponibles.

 

•    El mensaje debe ser adecuado tanto en forma como en contenido para que pueda cumplir el propósito del proceso comunicacional. En la teoría de la Comunicación, el mensaje es la información que un emisor trasmite a un receptor a través de un canal o medio de comunicación. Está conformado por un conjunto de signos, símbolos o señales que a menudo le otorga su significado.

 

•    El emisor del mensaje es el responsable de que este sea trasmitido de manera efectiva, por tanto, debería considerar al receptor a la hora de escoger el sistema de códigos, símbolos, signos o señales para codificar el mensaje y asegurarse que el receptor está en capacidad de decodificarlo para poder recibirlo de forma correcta.

 

•    Para que la comunicación logre su objetivo debe tener credibilidad, siendo vital la coherencia del emisor a la hora de enviar su mensaje. La eficacia en la comunicación es un hábito a desarrollar para alcanzar una comunicación clara, honesta y sincera con el receptor. El emisor además debe desarrollar habilidades y utilizar recursos para captar la atención del receptor y generar en él las actitudes deseadas.

 

•    Es usual utilizar la comunicación oral o escrita para trasmitir mensajes, pero los involucrados en el proceso comunicacional no deberían olvidar la fuerza de la comunicación no verbal. Esta reside en que el noventa por ciento de la aceptación, la confianza y el compromiso del emisor se transmite con señales visuales y auditivas; y su congruencia con el contenido verbal aumenta el interés y potencia la credibilidad en el interlocutor.

 

•    La trasmisión del mensaje es el objeto de la Comunicación, por consiguiente, gestionar adecuadamente los elementos de este proceso constituye la base de su efectividad. La dinámica comunicacional se basa en la interacción efectiva entre el emisor y el receptor y, en particular, es importante practicar estrategias de acuerdo a los medios a su disposición, así como asumir conductas que favorezcan la interacción, como por ejemplo ser asertivo.

 

•    El comunicador debería estar consciente de los "meta-mensajes" que pueda estar transmitiendo. Estos son mensajes a menudo implícitos y no intencionados. Para prevenir esto último, es necesario que el emisor tenga coherencia entre lo que dice, lo que está pensando y su expresión corporal.

 

•    En la actualidad de las organizaciones, los mensajes escritos se envían muchas veces vía correo electrónico. El emisor debería conocer algunas reglas simples sobre la forma adecuada de escribir estos mensajes para que los receptores realmente accedan a la información que contienen y no terminen en la papelera de reciclaje sin siquiera ser leídos.

 

•    La retroalimentación es una respuesta específica al mensaje, la actitud o la conducta de un emisor. Permite a éste último obtener información oportuna y directa, lográndose entonces una interacción entre el emisor y el receptor.

 

•    En el proceso de la comunicación a menudo están presentes barreras o interferencias que lo dificultan o lo afectan. Éstas deberían reducirse o eliminarse en la medida de lo posible para que la interacción se facilite y la comunicación pueda lograr sus objetivos de forma efectiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada