CALIDAD EN GOTAS



martes, 9 de junio de 2009

LOS ERRORES NO SON INEVITABLES

 
 La  producción en masa generó un problema a las industrias de principios del siglo XX, cuando los proveedores del sector militar  de EE.UU.,  para garantizar
la calidad de sus suministros, se preguntaron: ¿Cómo lograr que los productos fabricados en complejas líneas de producción tengan la calidad especificada
en los diseños?. Y para los militares estadounidenses que compraban gran cantidad de suministros para sus tropas la pregunta era : ¿Cómo lograr que los
grandes lotes de producción que adquirían a sus proveedores tuvieran niveles de Calidad constantes y confiables?.
 
 UN grupo de estadísticos estudiaron la manera de que los militares como clientes tuvieran una garantía de Calidad. Así  desarrollaron un conjunto de tablas
de muestreo para  que quienes recibían los suministros pudieran aceptar o rechazar, de una manera sencilla, los lotes de productos. Estas tablas partían
de la hipótesis que los procesos productivos tenían un nivel promedio de Calidad AQL, YA QUE  Se consideraba que el AQL era un nivel aceptable de productos
defectuosos y que los errores eran inevitables. En contraposición, Phillip Crosby planteó que los errores no son inevitables y que no deben admitirse 
dentro de una gestión  DE  calidad eficaz. La siguiente narración ilustra  el significado de este principio.
 
  Una empresa estadounidense envió un pedido a una empresa japonesa de 10.000 tornillos con un nivel AQL de 2 % de defectuosos; Dos semanas después, cuando
la empresa norteamericana recibió el pedido, PUDO CONSTATTARSE QUE eran 9.800 tornillos buenos y, aparTE, EN UNA PEQUEÑA BOLSA SE ENCONTRABAN  200 unidades
defectuosas, acompañadas  con una nota que decía: "Cumplimos con su pedido, aunque no entendemos  para qué quieren  las 200 unidades defectuosas".
 
    NO sé si esta historia es cierta pero, lo que sí es cierto es que se ha podido demostrar que es posible satisfacer plenamente los requisitos del cliente,
y quien no lo haga, corre el riesgo de no sobrevivir  en los competitivos mercados de hoy.
 
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada